Anasarca: ¿Qué es?

Anasarca

Sabemos que Anasarca es una terminología comúnmente utilizada en la enfermería y en la medicina, pero debemos saber que la anasarca no es una enfermedad, sino un síntoma que puede suceder en el curso de varias enfermedades, caracterizado por una hinchazón distribuida por todo el cuerpo, debido a la acumulación de fluido en el espacio extracelular y dentro de las propias células.

¿Cuáles son las causas?

Algunas de las enfermedades más graves que pueden llevar a este síntoma pueden causar la muerte, por no eliminar todas las toxinas del organismo y porque los órganos ya no realizan adecuadamente sus funciones. Entre las enfermedades que pueden causar anasarca están, entre otras, la insuficiencia cardíaca congestiva, síndrome nefrótico, cirrosis, insuficiencia renal crónica, glomerulonefritis, quemaduras y desnutrición. Algunas drogas también pueden causar anasarca o edemas locales.

Su Fisiopatología

El agua se distribuye en dos compartimentos del cuerpo: en el compartimiento intracelular queda un volumen correspondiente a cerca del 40% del peso corporal y en el compartimiento extracelular cerca del 20%, siendo el 5% intravascular y el 15% intersticial. El movimiento de líquido del interior de los vasos capilares hacia el espacio intersticial causa el edema. La anasarca se vuelve clínicamente detectable cuando al menos cinco litros en un adulto se transfieren al intersticio. Hay varios mecanismos involucrados en esa transferencia, pero la retención de sodio y agua constituye un factor importante en todo cuadro de anasarca.

Sus principales síntomas

La anasarca es rara en jóvenes y en ellos casi siempre es consecuencia de una enfermedad renal (glomerulonefritis, síndrome nefrótico). Generalmente la anasarca se inicia por los pies y las piernas (edema ortostático). Si se produce un compromiso inicial de la cara, probablemente es de origen renal y si comienza por ascitis (acumulación de líquido en el abdomen), sugiere origen hepático. El edema generalmente es progresivo, de larga duración y es agudizado por disturbios infecciosos hidroelectrolíticos.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico de la anasarca debe tener en cuenta la historia médica y el examen físico del paciente. Los exámenes de laboratorio deben considerar las etiologías más frecuentes. Como exámenes de tamizaje deben ser solicitados: examen de la función renal, proteínas totales y fracciones, examen de orina, perfil hepático, electro o ecocardiograma, radiografía de tórax y dosificación de electrolitos. Un diagnóstico diferencial entre las patologías que pueden ocasionar cuadros de anasarca no siempre es fácil, porque ellas son muchas.

¿Cómo se hace el tratamiento?

El tratamiento de la anasarca debe dirigirse principalmente a la enfermedad causante. Sin embargo, los tratamientos de alivio de los síntomas con diuréticos, diálisis o paracentesis pueden ser necesarios, ya que el paciente puede sentir mucha incomodidad. La alimentación del paciente también debe ser controlada de acuerdo con la enfermedad de base. Así, por ejemplo, la ingesta de proteínas no se recomienda en caso de fallo hepático, porque sobrecarga el hígado y la ingesta de sal debe restringirse si el problema es renal. La ingestión de líquidos no debe sobrepasar un litro al día, en los casos graves. Es importante también tratar los factores de descompensación, como infecciones, disturbios hidroelectrolíticos, arritmias, infarto agudo de miocardio o empeoramiento de las disfunciones orgánicas.

¿Cómo prevenir la anasarca?

A melhor maneira de prevenir a anasarca é tratar adequadamente a doença de base.

¿Cómo evoluciona la anasarca?

Aunque por sí sola la anasarca no lleve a la muerte, la enfermedad que la causa puede tener consecuencias letales.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de la anasarca?

La anasarca en sí ya es una complicación de una patología de base, a menudo cardíaca, renal o hepática.

La Anasarca y el Cacifo, Signo de Cacifo o Signo de Godet

El cacifo, signo de cacifo o signo de Godet es un signo clínico evaluado por medio de la presión digital sobre la piel, por lo menos 5 segundos, a fin de evidenciar edema. Se considera positivo si la depresión (“cacifo”) formada no se deshace inmediatamente después de la descompresión. Puede tanto estar relacionado con edemas localizados, más comúnmente en miembros inferiores, como también a estados de edema generalizado, denominados de anasarca. El edema puede ser cuantificado a partir de esta signo, en función del tiempo de retorno de la piel después de la compresión y de la profundidad del cacifo formado.

Algunas Intervenciones de Enfermería con paciente en Anasarca

  1. Evaluar el estado hídrico a través de:
    – Pesar diario;
    – Hacer un balance hídrico riguroso;
    – Observar el turgor cutáneo y la presencia de edema;
    – Observar el ingurgimiento de las venas del cuello, esfuerzo respiratorio;
  2. Limitar la ingesta hídrica al volumen prescrito;
  3. Orientar al paciente en relación a la restricción hídrica;
  4. Realizar o incentivar la higiene oral frecuente;
  5. Estimular a realizar la fisioterapia motora para la mejora del edema.

Comentários