Insuficiencia renal: ¿qué es?

Insuficiencia renal

La insuficiencia renal o  enfermedad renal crónica (ERC), es la pérdida repentina de la capacidad de los riñones para filtrar los desechos, las sales y los líquidos de la sangre. Cuando esto sucede, los desechos pueden alcanzar niveles peligrosos y afectar la composición química de su sangre, lo que puede estar fuera de balance.

Las causas de esta enfermedad son diversas, los riñones se vuelven incapaces de eliminar ciertos desechos producidos por el cuerpo.

Hay dos tipos de insuficiencia renal:

La IRA (Insuficiencia Renal Aguda)

Es una rápida pérdida de la función renal que puede recuperarse en unas pocas semanas. Las causas se deben a deshidratación, envenenamiento, traumatismos, medicamentos y algunas enfermedades. Dependiendo de la gravedad y por qué la vida no es posible sin que funcionen los riñones, puede ser necesaria la diálisis.

La IRC (Insuficiencia renal crónica)

Ya es la pérdida progresiva e irreversible de la función renal (aquí es donde se recomienda a los pacientes que inicien una vía personal para la preparación de diálisis).

Recordando que la ERC es una enfermedad progresiva con una alta tasa de mortalidad que amenaza con convertirse en un grave problema de salud pública con graves implicaciones para el Servicio Nacional de Salud.

Causas que pueden conducir a la insuficiencia renal

  • Condición que disminuye el flujo de sangre a los riñones;
  • Daño directo a los riñones;
  • Uso de algunos medicamentos;
  • Bloqueo en los tubos de drenaje de orina de los riñones (uréteres), de modo que los desechos no puedan salir del cuerpo a través de la orina;
  • Glomerulonefritis;
  • Pielonefritis;
  • Riñones poliquísticos;
  • Diabetes;
  • Hipertención arterial.

¡Hay factores de riesgo!

Varias enfermedades pueden contribuir a la anulación funcional permanente de los riñones. Actualmente, la más frecuente es la nefropatía diabética.

La hipertensión arterial, la nefropatía isquémica, la pielonefritis aguda, la glomerulonefritis y la enfermedad renal poliquística autosómica dominante son otras causas de insuficiencia renal crónica (IRC).

Signos y Síntomas

Los signos de la enfermedad renal aparecen gradualmente, es posible que ni siquiera note el inicio de estos signos y síntomas. (Cuando la función renal por debajo del 50% puede aparecer como sigue …)

  • Disminución de la producción de orina. Necesidad frecuente de orinar, incluso de noche;
  • Hinchazón de las manos, piernas, alrededor de los ojos;
  • Falta de aire;
  • Dificultades para dormir;
  • Pérdida del apetito, náuseas y vómitos;
  • Hipertension;
  • Sensación de frío y fatiga.

¿Cómo se evalúa la función renal?

Clearance de Creatinina

Una forma más directa de evaluar la función renal es determinando el aclaramiento: el aclaramiento (K) es el volumen de sangre del que los riñones eliminan completamente una sustancia en cada unidad de tiempo (generalmente ml / min). Matemáticamente, esta habilidad puede ser expresada por:

K = tasa de aclaramiento de concentración en sangre

El aclaramiento de creatinina en una persona normal y sana es de 100-140 ml / min. Esto significa que aproximadamente el 10% de la sangre que pasa a través de los riñones (aproximadamente 1200 ml / min) está completamente libre de creatinina. Esto disminuye con la edad, disminuyendo en un 50% a los 70 años.

Tasa de filtración glomerular (GFR)

El método más común para estudiar la función renal es calcular la tasa de filtración glomerular (GFR). En la práctica clínica, la orina producida durante un período de 24 horas se recolecta y se analiza el volumen total y la concentración de creatinina. Durante este período de recolección de muestras, también se recolecta una muestra de sangre y se analiza la concentración plasmática.

¿Cómo es el tratamiento para pacientes renales?

El tratamiento consiste en todas las medidas clínicas (medicamentos, modificaciones en la dieta y en el estilo de vida) que pueden usarse para retrasar el empeoramiento de la función renal, reducir los síntomas y prevenir las complicaciones asociadas con la enfermedad renal crónica.

A pesar de estas medidas, la enfermedad renal crónica es progresiva e irreversible hasta la fecha. Sin embargo, con un tratamiento conservador es posible ralentizar esta progresión o estabilizar la enfermedad.

Este tratamiento se inicia en el momento del diagnóstico de la enfermedad renal crónica y se mantiene a largo plazo, lo que tiene un impacto positivo en la supervivencia y la calidad de vida de estos pacientes. Cuanto antes comience el tratamiento conservador, mayores serán las posibilidades de preservar la función renal durante más tiempo.

Cuando la enfermedad renal crónica avanza a etapas avanzadas a pesar del tratamiento conservador, el paciente está mejor preparado para el tratamiento de diálisis o trasplante.

Preparación del paciente para diálisis o terapia de trasplante

Esta fase de tratamiento comienza cuando el paciente tiene aproximadamente el 20% de su función renal y depende de la velocidad con la que progresa su enfermedad; A medida que la función renal se acerca al 15%, es crítico preparar al paciente para la terapia de reemplazo renal (diálisis o trasplante). La realización de estos procedimientos permitirá que el paciente tenga menos complicaciones cuando comience la diálisis o se someta a un trasplante de riñón.

Atención de enfermería en diálisis

  • Monitoreo SSVV cada treinta minutos;
  • Monitorear el peso del paciente antes y después de la diálisis;
  • Evaluar la vía de acceso y monitorear las señales logísticas;
  • Adoptar medidas de control de infecciones;
  • Proporcionar apoyo emocional;
  • Evaluar el dolor y administrar analgésicos prescritos;
  • Aplicar bolsas de calor o frío;
  • Realizar masajes dirigidos a la relajación del paciente;
  • Evaluación clínica del paciente;
  • Administrar la medicación prescrita;
  • Monitorear el peso del paciente antes y después de la diálisis;
  • Mantenimiento de acceso de diálisis;
  • Monitorear niveles anormales de electrolitos en suero;
  • Ofrezca terapia de oxígeno si es necesario;
  • Compruebe SSVV;
  • Realizar vendajes de catéter: monitorear los sitios de punción, alternándolos;
  • Inspeccionar la piel.

La progresión del infarto agudo de miocardio (IAM)

infarto agudo de miocardio

El infarto agudo de miocardio es una secuencia continua que se extiende desde un estado normal hasta un infarto total:

La Isquemia: la falta de oxigenación en los tejidos, representada por las depresiones del segmento S-T, por la inversión de la onda T, o ambos.

La Lesión: una oclusión arterial con isquemia, que está representada por la elevación del segmento S-T.

El Infarto: Muerte de un tejido, que está representada por una onda Q patológica.

Un consejo importante: una vez que el infarto agudo termina su secuencia, el segmento S-T regresa a la línea de base y la onda T se vuelve perpendicular, pero la onda Q permanece anormal debido a la formación de cicatrices.

La Meningitis

Meningitis

La meningitis es una enfermedad que afecta al sistema nervioso, que se caracteriza por un proceso inflamatorio que llega a la membrana que rodea el cerebro y la médula espinal de las personas. Más a menudo es causada por virus o bacterias.

Es importante debido a la gravedad de algunos casos que pueden progresar hasta la muerte o dañar el cerebro de manera más grave, dejando secuelas.

El tipo de tratamiento depende del agente que causa la enfermedad: virus, bacterias, hongos, parásitos, otros. En la meningitis bacteriana es importante conocer el tipo de bacteria involucrada para permitir el tratamiento correcto. Para ello es necesario realizar pruebas para confirmar la meningitis.

Los signos y síntomas

Fiebre alta y persistente, a veces dolor de cabeza insoportable, dolor en el cuello, rigidez en el cuello, vómitos, pérdida de apetito, somnolencia, confusión mental, inquietud, gran sensibilidad a la luz. También puede tener manchas en el cuerpo, diarrea, convulsiones, coma.

Los niños suelen permanecer tranquilos, no muy activos. En el caso de la meningitis bacteriana, la evolución es muy rápida y puede empeorar en horas. El paciente necesita recibir el antibiótico lo antes posible.

La meningitis causada por virus es la más frecuente. Por lo general, es de menor gravedad, aunque algunos virus tienen casos graves, a veces fatales. Generalmente evoluciona en 5 a 10 días para la curación. Rara vez se dejan secuelas.

El meningismo

El meningismo es la tríada de rigidez en la nuca, fotofobia (intolerancia al deslumbramiento) y cefalea. Es un signo de irritación de las meninges, como se observa en meningitis, hemorragia subaracnoidea y varias otras enfermedades.

Los signos clinicos

  • Rigidez del cuello: la incapacidad de flexionar la cabeza hacia adelante debido a la rigidez de los músculos del cuello.
  • Signo de Brudzinski: elevación involuntaria de las piernas en la irritación meníngea cuando se levanta la cabeza del paciente.

OBS: Señal observada en la meningitis aguda. Compruebe si hay estiramiento o compresión nerviosa. El paciente se coloca en posición supina sobre una superficie recta, con las extremidades inferiores extendidas, la región occipital del paciente se apoya con las manos y se hace la flexión del cuello si hay una flexión involuntaria de la pierna sobre el muslo y de esta envoltura. Cuando la cuenca intenta reflejar la cabeza, la señal de Brudzinski será positiva.

  • Signo de Kernig: resistencia y dolor cuando la rodilla se extiende con las caderas completamente flexionadas. Los pacientes también pueden experimentar espasmos opistotales de todo el cuerpo que hacen que las piernas y la cabeza se doblen hacia atrás, haciendo que el cuerpo se arquee hacia adelante.

Otros medios de diagnóstico

Tan pronto como se sospecha la meningitis, se realizan análisis de sangre de inmediato para detectar marcadores de inflamación (proteína c reactiva, hemograma completo) y hemocultivo.

El examen más importante para el diagnóstico definitivo de meningitis es el análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR) obtenido mediante punción lumbar. En el análisis bioquímico del LCR se determinan los principales tipos de células presentes y la concentración de proteínas y glucosa. También se realizan cultivos y, si es necesario, la muestra puede analizarse mediante la reacción en cadena de la polimerasa y otras pruebas específicas realizadas según lo indicado clínicamente.

El tratamiento

La meningitis es una emergencia médica potencialmente fatal. Cuando no se trata de manera oportuna, la tasa de mortalidad es alta y el retraso en el tratamiento se asocia con un pronóstico menos favorable. Se recomienda que el tratamiento empírico con antibióticos de amplio espectro no se demore, incluso si las pruebas se realizan en paralelo para confirmar el diagnóstico.

Cuando se sospecha de meningitis meningocócica en la atención primaria, las pautas recomiendan que se administre bencilpenicilina antes de ser trasladado al hospital. Si se produce hipotensión o shock circulatorio, se deben administrar líquidos por vía intravenosa.

Aún no está claro si los fluidos deben administrarse de forma rutinaria o si su administración debe restringirse. Debido a que la meningitis puede causar una serie de complicaciones graves al principio de la enfermedad, se recomienda una evaluación médica regular para identificar de inmediato estas complicaciones y, cuando sea necesario, admitir a la persona en una unidad de cuidados intensivos.

En los casos donde el nivel de conciencia es bajo o donde hay evidencia de insuficiencia respiratoria, puede requerirse ventilación mecánica. Cuando hay signos de aumento de la presión intracraneal, se pueden tomar medidas para controlar la presión e iniciar el tratamiento para disminuir la presión con medicamentos (por ejemplo, manitol).

Las convulsiones se tratan con anticonvulsivos. La hidrocefalia puede requerir la inserción de un dispositivo de drenaje temporal oa largo plazo, como una derivación cerebral.

En casos graves de meningitis, puede ser necesario controlar los electrolitos. Por ejemplo, la hiponatremia es común en la meningitis bacteriana.

Sin embargo, la causa exacta de la hiponatremia es controvertida y puede incluir deshidratación, síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética o administración excesiva de terapia intravenosa.

Prevención

Algunas de las causas de la meningitis se pueden prevenir a largo plazo con la vacunación y a corto plazo con antibióticos. Algunas medidas de comportamiento también pueden ser efectivas.

Algunos cuidados de enfermería

– Establecer precauciones para controlar las infecciones dentro de las 24 horas posteriores al inicio de la terapia con antibióticos, y las secreciones nasales y orales se consideran infecciosas.

– Evaluar con frecuencia los signos vitales y el estado neurológico.

– Indicar la oxigenación basada en los resultados del análisis de gases en sangre arterial y la oximetría de pulso.

– Asistir en la inserción de un tubo endotraqueal (o traqueotomía) y su manejo con ventilación mecánica, según prescripción.

– Evaluar la presión arterial por la aparición de un shock, que precede a la insuficiencia respiratoria y cardíaca.

– Reducir la fiebre alta para reducir la carga de las demandas de oxígeno en el cerebro y el corazón.

– Para proteger al paciente de una lesión secundaria a una actividad convulsiva o nivel de conciencia alterado.

– Proporcionar descanso, proporcionando una habitación tranquila y oscura.

– Controlar el peso corporal, los electrolitos séricos, el volumen, la gravedad específica y la osmolalidad de la orina, especialmente si existe la sospecha de un síndrome inadecuado de secreción de hormona antidiurética.

– Tenga cuidado de que no haya complicaciones asociadas con la inmovilidad, como neumonía y lesiones por presión.

La Técnica de Mezcla de Insulina

Mezcla de Insulina

La insulina “Neutral Protamin Hagedorn” (NPH) es la primera opción entre las insulinas para el control glucémico basal. Está registrado en Brasil y está disponible en el Sistema Único de Salud (SUS).

Sin embargo, dado que las insulinas NPH (de acción intermedia, utilizadas en el control glucémico basal) requieren varias horas para alcanzar niveles terapéuticos adecuados, su uso en pacientes diabéticos requiere suplementos de insulina de acción corta utilizados para el control glucémico posterior a las comidas.

Insulina ultrarrápida análoga e insulina de acción rápida: Regular (R) se puede mezclar en la misma jeringa con una insulina de acción intermedia NPH sin afectar su rápida absorción antes de la inyección. La administración de dos tipos de insulina (NPH y Regular) puede proporcionar un mejor nivel glucémico que si solo se usara un tipo.

Cuando el médico prescribe una mezcla de insulina, acción intermedia (NPH) con insulina de acción rápida (Regular) o ultra rápida, el objetivo es mejorar el tratamiento con las acciones complementarias de estas insulinas, en la misma aplicación.

Hay varios tipos de premezclas disponibles en el mercado farmacéutico, sin embargo, no están incluidas en la lista nacional de medicamentos (RENAME). Estas premezclas son útiles para las personas que tienen dificultades para mezclar la insulina con jeringas o para pacientes ancianos y para aquellos con discapacidad visual e insuficiencia motora fina.

¿Estas insulinas son aplicadas solamente por un profesional de la salud?

No hay ningún requisito para que la mezcla de insulina sea realizada por un profesional de la salud. La mezcla de insulinas puede ser hecha por el usuario o el cuidador. Sin embargo, la guía y certificación de la comprensión del paciente por parte del paciente y / o del cuidador es responsabilidad del equipo de atención médica.

¡Pero atención!

¡La preparación de la mezcla de NPH e Insulinas regulares de acuerdo con la necesidad del paciente no debe realizarse en la botella!

La combinación de dos tipos de insulina, recetada por un médico, debe hacerse en la misma jeringa. La jeringa de aguja fija es la única opción para realizar este procedimiento con precisión. Las preparaciones de insulina mixtas en jeringas deben administrarse inmediatamente después de la preparación y el almacenamiento en jeringas no es posible para una aplicación posterior.

Cuidando el almacenamiento

Cuando esté refrigerado, debe mantenerse alejado del congelador o de las placas de refrigeración. Si hay un aspecto de congelación, incluso si es inicial, debe descartarse. La puerta no es una opción adecuada, ya que hay una mayor variación en la temperatura y la movilidad de las jeringas en cada abertura.

Por lo tanto, la ubicación de almacenamiento ideal es el estante inferior del refrigerador. La agitación excesiva de las jeringas y la temperatura inferior a 2ºC o superior a 30ºC contribuyen a la pérdida de potencia de la insulina, la opacificación y la formación de grumos y la precipitación. El almacenamiento y el almacenamiento de la insulina se deben llevar a cabo de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.

La estabilidad de estas insulinas

La estabilidad de la insulina puede verse afectada por el número de aplicaciones del día, el volumen restante en el vial, la exposición a la luz, el temblor y la técnica de preparación. Además, el manejo inadecuado durante el proceso de mezcla de insulina puede disminuir la seguridad microbiológica.

De ahí la importancia de lavarse las manos antes de manipular los viales y antes de la aplicación de insulina.

La seguridad microbiológica puede verse afectada cuando el sitio no se limpia cuando se preparan medicamentos, No se realiza desinfección de ampollas, la característica de la aguja, el número de perforaciones en el caucho, las características físicas del caucho, la inyección de aire en la botella y la eficiencia de los conservantes.

¿Cómo realizar la técnica de mezcla de insulina? (Protocolo Operativo Estándar)

  • Siempre prepare la insulina en un ambiente tranquilo y bien iluminado. Realice todo el procedimiento con calma y cuidado. Crear mecanismos para no ser interrumpidos durante el procedimiento;
  • Prepare el sitio, asegúrese de que la superficie esté limpia;
  • Separe todo el material necesario, verifique artículo por artículo;
  • Al abrir la botella por primera vez, anote la fecha que especifica el día, mes y año para un control de vencimiento adecuado. Siga la indicación de validez del fabricante en los días posteriores a la apertura de la botella;
  • Compruebe la fecha de caducidad de la insulina. Si está vencido, deséchelo;
  • Lávese las manos en técnica aséptica y seque adecuadamente;
  • Póngase los guantes de procedimiento;
  • Use una jeringa de insulina graduada de la unidad con una aguja fija en el cilindro de la jeringa, asegurando la precisión de la dosis. Nunca use una jeringa de aguja separada. Hay espacio adicional en estas jeringas, formadas por la boquilla de la jeringa y la base de unión de la aguja, y cuando se usan para preparar mezclas, el volumen final de insulina aumenta y la aplicación de este volumen adicional de insulina puede causar una hipoglucemia marcada. Asegúrese de estandarizar las jeringas en las unidades, ya sea 50UI o 100UI;
  • Echa un vistazo al aspecto de la insulina. Observe si cambia de color, ya sea que aparezcan partículas flotantes o congelación. Si uno de estos está presente, deséchelo;
  • Haga suaves ranuras circulares o de palma con el vidrio para homogeneizar su contenido, no agite la botella de ninguna manera;
  • Desinfecte la goma de las ampollas de insulina con un algodón empapado en alcohol al 70% y deje secar. Asegúrese de que la goma de la botella no esté húmeda con alcohol;
  • Se recomienda primero aspirar la insulina de acción rápida (R) o ultrarrápida, que tiene una apariencia clara y luego la insulina de acción intermedia (NPH), que tiene una apariencia turbia y lechosa; El objetivo es disminuir la posibilidad de infusión de insulina NPH en el matraz de insulina, o cambiar la capacidad de estas insulinas para actuar rápidamente en otra aplicación;
  • Sostenga la aguja con el escudo y aspire el aire hasta la graduación correspondiente a la dosis prescrita de insulina NPH;
  • Retire el protector de la aguja, inyecte aire en el frasco de insulina NPH y retire la aguja sin aspirar la insulina;
  • Con la misma jeringa, tire del émbolo hasta la marca de la escala que indica la cantidad de insulina prescrita R;
  • Inyecte el aire en el frasco de insulina R sin retirar la aguja;
  • Coloque el frasco boca abajo y tire del émbolo lentamente aspirando la cantidad prescrita de insulina R;
  • Vuelva a colocar la botella en la posición anterior y retire la aguja lentamente;
  • Ponga el frasco de insulina NPH boca abajo. Inserte la aguja sosteniendo el cuerpo de la jeringa con cuidado para no perder la insulina R que ya se encuentra dentro de la jeringa;
  • Aspire lentamente la cantidad prescrita de insulina NPH. El total preparado debe corresponder a la suma de las dosis de la insulina NPH e R prescritas;
  • Devuelva la botella a la posición anterior, retire lentamente la aguja y vuelva a colocar con cuidado el protector de la aguja para evitar la contaminación;
  • En el caso de dudas o errores durante la preparación, desprecie todo y comience de nuevo;
  • Al cometer errores, nunca devuelva las insulinas ya mezcladas a ninguno de los viales;
  • ¡No haga ningún tipo de mezcla sin receta!

¡Recuerde a la Administración de Medicamentos Seguros!

  • Paciente correcto;
  • Derecho de medicación;
  • Dosis correcta;
  • Via de administración correcta;
  • El momento adecuado
  • Momento correcto;
  • Validez Derecha;
  • Enfoque y respuesta correcta al paciente y
  • Derecho de registro!

La aplicación de estas insulinas dentro del equipo de enfermería

En este contexto, la mezcla de insulina como parte del servicio de enfermería en la administración de medicamentos puede ser realizada por un técnico de enfermería y enfermería, siempre que durante la preparación respete cuidadosamente, las nueve certidumbres para la administración de medicamentos, prescripción médica y Está debidamente calificado para realizar el procedimiento de manera segura y de calidad para la persona que necesita esta terapia.

 

Músculos extrínsecos del globo ocular

Músculos extrínsecos

Los músculos extrínsecos del globo ocular son, como su nombre indica, músculos relacionados con el globo ocular y que se encuentran por fuera de su propia estructura.

Hay seis músculos que controlan los movimientos del ojo. Las acciones de los músculos extraoculares dependen de la posición del ojo en el momento de la contracción muscular.

Los músculos extraoculares que mueven el ojo son: el recto superior, el recto medial, el recto inferior y el oblicuo inferior (Inervado por el oculomotor o el motor ocular común, III nervio craneal), el oblicuo superior (Inervado por el nervio craneal troclear, IV), y el reto lateral (Inervado por el abducido, VI nervio craneal). El músculo oblicuo inferior se origina en la porción anterior de la órbita. Los otros cinco músculos extrínsecos del ojo se originan en el anillo de Zinn.

Los músculos rectos superiores e inferiores, originados en el anillo Zinn, se dirigen anterior y lateralmente, formando un ángulo de 23 grados con el plano sagital, y se insertan respectivamente en la superficie anterosuperior y anteroinferior del ojo. Los músculos mediales y laterales rectos, originados en el anillo Zinn, se dirigen e insertan anteriormente, respectivamente, en la superficie anteroateral medial y anterolateral del ojo.

El músculo oblicuo superior se origina en el anillo de Zinn y se dirige anteriormente a la parte superior de la pared medial de la órbita, donde su tendón atraviesa la tróclea y cambia de dirección, dirigiéndose posteriormente, inferior y lateralmente, insertándose En el cuadrante posterior, superior y lateral del ojo. El tendón forma un ángulo de 55 grados con el eje anteroposterior del ojo en el plano horizontal cuando el ojo está en la posición primaria.

El músculo oblicuo inferior se origina en un tendón ubicado adyacente al margen inferior y lateral de la fosa lagrimal, que se inserta posterior y lateralmente en el cuadrante posterior, inferior y lateral del ojo. El eje del músculo forma un ángulo de 50 grados con el eje anteroposterior del ojo en el plano horizontal cuando está en la posición primaria.

¿Qué es la embolia pulmonar?

embolia pulmonar

La embolia pulmonar, también conocida como tromboembolismo pulmonar (TEP), es el bloqueo de la arteria pulmonar o una de sus ramas. Generalmente ocurre cuando un trombo venoso (sangre coagulada de una vena) se mueve desde su sitio de formación y viaja, o emboliza, al suministro de sangre arterial de uno de los pulmones.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Los síntomas pueden incluir dificultad para respirar, dolor en el pecho al inhalar y tos con sangre.

También pueden presentarse síntomas de trombosis venosa profunda en la extremidad inferior, como hiperemia, calor, hinchazón y dolor.

Los signos clínicos incluyen baja saturación de oxígeno en la sangre, respiración rápida y taquicardia. Los casos graves de embolia pulmonar no tratada pueden provocar pérdida de conciencia, inestabilidad circulatoria y muerte súbita.

¿Qué causa una embolia?

La mayoría de las veces es causada por la presencia de un coágulo de sangre en una arteria, que bloquea el paso de la sangre. Este coágulo generalmente se deriva de las venas de las piernas (principalmente de la región del muslo) o de la pelvis (área de las caderas).

Este tipo de coágulo también se conoce como trombosis venosa profunda (TVP). La TVP se desprende y se mueve hacia los pulmones.

Las causas menos comunes incluyen burbujas de aire, gotas de grasa, líquido amniótico, parásitos o células cancerosas.

Existen factores de riesgo, ¿cuáles son los principales?

  • Antecedentes familiares de trombosis venosa profunda o embolia pulmonar;
  • Problemas del corazón como presión arterial alta, hipertensión y otras afecciones cardiovasculares;
  • Algunos tipos de cáncer, especialmente páncreas, ovarios y pulmones, además de algunas metástasis. Las mujeres con antecedentes de cáncer de mama también pueden desarrollar el problema;
  • Descansar demasiado y acostarse también puede provocar una embolia pulmonar, como después de una cirugía, un ataque cardíaco, una fractura de pierna o cualquier otra enfermedad grave que requiera hospitalización;
  • Quedarse demasiado tiempo también es un factor de riesgo, especialmente durante los días laborales y viajar en avión o automóvil;
  • Humo;
  • La obesidad;
  • Los suplementos de estrógeno, comunes en las píldoras anticonceptivas y la terapia de reemplazo hormonal;
  • El embarazo.

Algunos cuidados de enfermería con pacientes de TEP

  • Mantener la oximetría de pulso y comunicar desaturación;
  • Compruebe FR y regístrese. Notifique si cambia: FR> 24 rpm, angustia intensa, inquietud y uso de los músculos accesorios;
  • Realizar auscultación pulmonar en busca de adventicia y / o campos pulmonares con VM ausente;
  • Mantener la monitorización cardíaca: trazado electrocardiográfico y HR. Informe si la taquicardia / arritmia;
  • Programe la medición de la PA cada 15/15 minutos. Si hay hipotensión o acortamiento de la presión del pulso, comuníquese;
  • Realizar auscultación cardíaca. Registre en el registro médico e informe al médico si aparece un tercer latido cardíaco, galope y / o válvula;
  • Esté atento a los signos de shock: hipotensión, desorientación, taquicardia, piel fría, pegajosa y palidez.

Prolapso Uterino: Clasificación

Prolapso Uterino

El prolapso uterino es el descenso del útero hacia la vagina causado por el debilitamiento de los músculos que mantiene a los órganos dentro de la pelvis en la posición correcta. Aunque es más común en mujeres mayores, este cambio también puede ocurrir antes de la menopausia o durante el embarazo.

Clasificación del prolapso uterino

La clasificación del prolapso uterino se realiza de acuerdo con el nivel de descenso del útero por la vagina y se clasifica de la siguiente manera:

  • Prolapso uterino de grado 1: el útero desciende, pero el cuello uterino no aparece en la vulva;
  • Prolapso uterino de grado 2: el útero desciende y aparece el cuello uterino junto con la pared anterior y posterior de la vagina;
  • Prolapso uterino de grado 3: el útero está fuera de la vulva hasta 1 cm;
  • Prolapso uterino grado 4: el útero se exterioriza más de 1 cm.

Otros órganos de la región de la pelvis, como las paredes de la vagina, la vejiga y el recto, también pueden sufrir este desplazamiento debido al debilitamiento de los músculos de soporte pélvico.

Tratamiento para el prolapso uterino

El tratamiento del prolapso uterino se puede hacer con ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos llamados ejercicios de Kegel.

Además, el uso de cremas o anillos que contengan hormonas para aplicarse en la vagina puede ayudar a restaurar el tejido vaginal, sin embargo, cuando se trata de un prolapso uterino grave, la cirugía sola puede ser eficaz.

Cirugía para el prolapso uterino

La cirugía para el prolapso uterino es segura y efectiva y está indicada cuando la recuperación no responde a otras formas de tratamiento.

Según la indicación del médico, el paciente puede:

  • Repare el útero: en estos casos, el cirujano restaura el útero a su lugar, manteniéndolo dentro de la vagina a través de un dispositivo llamado pesario y, a continuación, coloca la prótesis, llamada red, que mantiene al útero en su posición;
  • Extracción del útero: en esta cirugía, se produce una extracción parcial o completa del útero, y generalmente se realiza en mujeres menopáusicas, o cuando el prolapso es muy grave. La histerectomía es efectiva para curar el prolapso uterino, pero puede desencadenar una menopausia inmediata si se extirpan los ovarios.

Prolapso uterino en el embarazo

El prolapso uterino en el embarazo es muy raro y puede ocurrir antes o durante el embarazo. Además, el prolapso del útero en el embarazo puede causar infección cervical, retención urinaria, aborto espontáneo y parto prematuro. Por lo tanto, se deben seguir todas las pautas del obstetra para reducir el riesgo de complicaciones.

Síntomas del prolapso uterino

Los síntomas del prolapso uterino incluyen:

  • Dolor de estomago;
  • Secreción vaginal;
  • Sensación de algo que sale de la vagina;
  • Incontinencia urinaria;
  • Dificultad en la evacuación;
  • Dolor en las relaciones sexuales.

Cuando el prolapso uterino es menos grave, es posible que no se observen los síntomas.

Causas del prolapso uterino

La causa más común del prolapso uterino es el debilitamiento de la pelvis debido al envejecimiento. Sin embargo, otras causas que contribuyen a la aparición del prolapso pueden ser:

  • Nacimientos múltiples;
  • Menopausia debido a la reducción de la hormona estrógeno;
  • Secuelas de infecciones previas en la región de la pelvis;
  • La obesidad;
  • Levantamiento de peso excesivo.

Además de estas causas, la tos crónica, el estreñimiento intestinal, los tumores pélvicos, la acumulación de líquido en el abdomen, aumentan la presión en el abdomen y la pelvis y, por lo tanto, también pueden causar prolapso uterino.

El diagnóstico de prolapso uterino se realiza con exámenes clínicos que evalúan todos los órganos de la pelvis simultáneamente, así como exámenes ginecológicos como la colposcopia y los frotis vaginales realizados por ginecología para evaluar la mejor forma de tratamiento.

Intervenciones de enfermería con pacientes en prolapso uterino

En casos no quirúrgicos:

– Enseñar higiene, baño y reducción de prolapso;

– Enfatice la importancia del reemplazo hormonal prescrito por el médico, si corresponde;

– Estimular la fisioterapia con ejercicios pélvicos, conos vaginales;

– Anime al paciente a expresar sus sentimientos, especialmente sobre la forma de verse a sí mismo, proporcionando una mejora en la autoestima;

– Generar oportunidades (formar grupos) para compartir experiencias con otros que tienen un problema similar;

– Orientación sobre el uso de pesarios con énfasis en el retorno periódico al servicio médico. Para este uso, enseñar a vaciar la vejiga antes de insertar o retirar el pesario y enseñar una posición cómoda para retirarla o introducirla normalmente (puede acostarse en una posición ginecológica, en cuclillas o de pie con una pierna apoyada en la silla, en el taburete o en el inodoro.) Para la introducción, dóblelo después de haberlo lubricado con una solución acuosa o con el gel espermicida; con una mano abre la vagina y con la otra introduce el pesario con movimientos delicados (debería estar debajo del cuello uterino y detrás del hueso púbico). Cuando se coloca en la posición correcta, debe ser indoloro y cómodo. Para retirarlo, inserte los dos dedos dentro de la vagina, sujetándolo con la garra y, suavemente, girando y tirando hacia abajo hasta que lo saque. Guía para lavar el pesario con agua y jabón, enjuagarlo bien.

Vea también:

Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP)

El Ciclo Menstrual

La Preeclampsia

Los Betabloqueantes

Betabloqueantes

Los Betabloqueantes educen la frecuencia cardíaca, disminuyen la sobrecarga cardíaca, disminuyen la presión arterial, reducen las muertes por enfermedades cardíacas, y muchos de estos están actualmente disponibles, incluyendo:

  • Propranolol (Inderal);
  • Acebutolol (Sectral);
  • Atenolol (Tenormin);
  • Betaxolol (Kerlone);
  • Carteolol (Cartrol);
  • Metoprolol (Lopressor/Toprol XL);
  • Nadolol (Corgard);
  • Penbutolol (Levatol);
  • Pindolol (Visken);
  • Carvedilol (Coreg);
  • Timolol (Blocadren);
  • Labetalol (Normodyne);
  • Nebivolol (Bystolic)

Los medicamentos pueden diferir en sus efectos y beneficios.

Problemas con Los Betabloqueantes

En contraste, los estudios sugieren un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en personas que reciben bloqueadores beta. Además, las personas que ya tienen diabetes deben tener cuidado al tomar bloqueadores beta con otros medicamentos para la presión arterial alta. Esto se debe a que los bloqueadores beta pueden enmascarar los síntomas de la hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre), que puede ser peligroso.

Debido a que los betabloqueantes pueden estrechar las vías respiratorias de los bronquios, los pacientes con asma, enfisema y bronquitis crónica deben tener cuidado al tomar betabloqueantes y deben estar atentos a los signos de sibilancia o falta de aliento. Algunos bloqueadores beta tienden a disminuir el HDL el colesterol “bueno”

En general, los beneficios de la terapia con bloqueadores beta generalmente superan los efectos secundarios.

Efectos Colaterales

Los posibles efectos colaterales incluyen:

  • Fatiga y letargo;
  • Disfunción sexual y disfunción eréctil;
  • Insomnio;
  • Sueños y pesadillas intensos;
  • Depresion
  • Pérdida de memoria;
  • Confusión, especialmente en los ancianos;
  • Mareos y vértigo al ponerse de pie;
  • Capacidad reducida para hacer ejercicio;
  • Manos frías, dedos, dedos de los pies y dedos de los pies;
  • Reducción de la función cardíaca;
  • Problemas estomacales y digestivos, incluyendo diarrea o estreñimiento;
  • El asma, el enfisema y la bronquitis pueden empeorar;

Irrigación Continua de la Vejiga: ¿Qué es?

irrigación de la vejiga

Usted está con un paciente bajo tratamiento urológico y el médico solicita la irrigación vesical de forma continua.

¿Pero qué es una irrigación vesical?

La irrigación vesical en sí misma no es más que la infusión de una solución para el lavado continuo de la vejiga urinaria, generalmente con una solución salina helada al 0,9% oa temperatura ambiente a través de un equipo de irrigación específico, o mediante una bomba de infusión, en una catéter vesical tipo folley de 3 vías.

¿Cuáles son las indicaciones?

  • Necesidad de introducir soluciones para tratar irritaciones inflamatorias e infecciones de vejiga;
  • Prevenga las obstrucciones del tracto urinario mediante la eliminación de coágulos y fragmentos postquirúrgicos (resección transuretral de próstata y vejiga);
  • Prevención y tratamiento de las hemorragias vesicales.

¿Cómo se hace el control?

Se hace una comparación entre el volumen infundido en cada bolsa de 0.9% SF y el volumen de salida en el mismo período, ya que también hay una salida de sangre en el medio del líquido drenado en un sistema colector de orina de tipo cerrado que debe especificarse en la anotación como amarillo claro, amarillo oscuro o contenido hematúrico.

Por ejemplo:

En una hora, se infunden continuamente 1000 ml de solución salina en la vejiga del paciente. Y en una hora, conté 1600 ml de débitos a través de la bolsa del paciente.

Necesito restar 1000 ml, que es el valor del volumen total infundido en una hora de solución fisiológica, dejando solo los 600 ml contados en el total, lo que significa que el paciente orinó 600 ml en ese período.

También debo tener en cuenta el aspecto de la orina del cliente, que puede variar desde hematúrico hasta amarillo claro. Esto es importante porque ayuda en la evolución, evaluación y condiciones para la mejora del tracto urinario del paciente.

Recordando

La concienciación del equipo de enfermería es primordial para el éxito de esta terapia porque si el colaborador no mantiene un flujo de infusión lo suficientemente rápido para las necesidades de cada cliente, puede haber una obstrucción del catéter, por lo tanto un llenado excesivo de la vejiga urinaria, un escenario de dolor severo para el cliente y finalmente se rompe por la presión de la vejiga.

Vea también:

 

La Lactancia Materna y sus tipos

Lactancia Materna

La leche materna es importante para el crecimiento y el desarrollo del niño, aportando beneficios para toda la vida.

La lactancia materna posibilita la formación de un vínculo afectivo entre madre-hijo, a través del contacto físico, lo que facilita la unión entre ellos. El niño puede comenzar a mamar inmediatamente después del nacimiento en la sala de parto, sólo aportando ventajas a la madre y recién nacido.

La leche materna es libre de impurezas, fresca, disponible a la temperatura ideal y fácilmente digerido por el niño. En las primeras 72 horas después del parto, las mamas producen una leche que se llama el calostro, es amarillento y grueso, sale en pequeñas cantidades. Es lo que el niño necesita en los primeros días de vida, pues contiene nutrientes necesarios para ella en esta fase.

El calostro también es considerado la primera vacuna del bebé, pues contiene anticuerpos maternos que le ayudarán a no contraer infecciones como sarampión, entre otras, que en esta fase serían fatales para él. También es rico en sustancias que favorecen el crecimiento, estimulan el desarrollo del intestino del bebé, preparándolo para digerir y absorber la leche madura, e impiden la absorción de proteínas no digeridas. El colostro es laxante y ayuda a la eliminación del meconio (primeras heces del recién nacido).

En una o dos semanas, la leche aumenta en cantidad y cambia su aspecto y composición. Esta es la leche madura que contiene todos los nutrientes necesarios para que el niño crezca. Parece más raro que la leche de vaca, lo que puede llevar a pensar que la leche es débil. Pero esta apariencia acuosa es normal, por qué proporciona suficiente agua para el niño.

La composición de la leche madura cambia durante la lactancia. Al principio, parece acentuado y aguado, siendo rico en proteínas, vitaminas, minerales y agua. Al final, parece más blanco que al principio y contiene más grasa, que va a suministrar energía. El niño necesita tanto de la leche del comienzo y del final para poder crecer y desarrollarse bien. Es importante dejar que el bebé deje de mamar espontáneamente, pues si interrumpimos la lactancia, podemos hacer que el niño no reciba suficiente cantidad de leche en energía.

La lactancia materna debe ser exclusiva, en libre demanda, hasta los seis meses de vida, pues la leche proporciona todo lo que el niño necesita en este período.

Los Tipos de Lactancia Materna

– Lactancia materna exclusiva – sólo LM, directa de mama o ordeño, o leche humana de otra fuente, sin otros líquidos o sólidos (gotas o jarabes – vitaminas, sales de rehidratación oral, suplementos minerales o medicamentos);

– Lactancia materna predominante – además del LM, agua o bebidas a base de agua (agua dulce, tés, infusiones) y jugos de frutas;

Lactancia materna complementaria – además del LM, cualquier alimento sólido o semi-sólido con el fin de complementarlo, y no de sustituirlo. En esta categoría el niño puede recibir, además de la leche materna, otro tipo de leche, pero éste no se considera alimento complementario;

– Lactancia materna mixta o parcial – cuando el niño recibe leche materna y otros tipos de leche.
(WORLD HEALTH ORGANIZATION, 2007a)